martes, 21 de julio de 2015

ORLANDO DICE... El PLD y sus oponentes






Orlando Gil


@orlandogildice


DESESPERACIÓN.- Los peledeístas van a matar de desesperación a sus oponentes políticos que rezan cada vez que hay oportunidad para que sus diferencias internas se conviertan en discordias irremediables. Sin embargo, los demonios no logran sus propósitos y los peledeístas se corrigen sobre la marcha. La cizaña, o no crece, o en el PLD, como yerba mala, muere sola. Fuera del escarceo de senadores, del encuentro celebrado en Metro y la alocución de Leonel Fernández, las cosas no pasan a mayores. La reelección fue aprobada y sobraron votos, Danilo Medina fue sometido por el Comité Político como único candidato al Comité Central y sancionado de manera unánime. Ahora falta que se convoque la Asamblea de Delegados para su proclamación, la cual deberá hacerse con la presencia de representantes de la Junta Central Electoral. Y después vendrá la campaña, cuya modalidad fue consignada en el acuerdo de 15 puntos. En vez de tres frentes, como la ocasión anterior, ahora serán dos, y se supone que leonelistas y danilistas actuarán de conjunto, como si fueran un equipo de pelota…
TAMPOCO NADA.- El pasado fin de semana (viernes y sábado) se presagiaba tormenta, con las reuniones de los comités Político y Central, y ni siquiera cayó una jarinita. Los temas de agenda eran parte de un consenso, y los altos cargos del PLD hablaron más del nuevo salón, que al efecto estrenaban, que de asuntos impropios. Leonel Fernández llegó tarde, y el retraso tiene más de una explicación. Dicen que se produjo un gran entaponamiento en la avenida Independencia, de la Máximo Gómez hacia el este, y como escribiera una vez, Fernández pudo comprobar la diferencia entre ser Presidente y no serlo. Ni se tocó bocina ni se le abrió paso, como si fuera, y era, un ciudadano común. Adentro fue todo armonía, ya no fraternidad, pero sí relaciones fluidas, y Fernández en ningún momento mostró ceño adusto y conversó con Danilo Medina con la naturalidad de otros tiempos. Se cuidaron los dos, y las fotos no mienten. El ánimo era de reconciliación, como si nada hubiera pasado…
DISCORDANTES.- El encargado de la remodelación de la Casa Nacional del PLD pensó en los detalles, pues incluyó un ascensor que sube directamente al salón. Una facilidad necesaria, que permite discreción, pero que sobre todo favorece a los miembros del Comité Político con problemas motores. Usar escaleras con bastón es un fastidio y un riesgo, y si no, que se lo pregunten a Euclides Gutiérrez, el Donald Trump del PLD. Provocador como él solo, y con esa amargura con los periodistas que no encuentra reposo, sin darse cuenta de que sus diferencias es con una o dos, y no con todo el sector. La única nota discordante del encuentro del CP del pasado viernes fue la bufonada de Gutiérrez, al llegar. Del mismo que en la reunión del Comité Central del sábado, que duró menos de media hora, lo fue la presencia de Luis Inchausti, quien quiso entrar como paracaídas en una fiesta de invitados. Solo que le pararon el coche, desde que asomó al patio. Lo peor del mundo es la gente que no se respeta…
UNANIMIDAD.- La escogencia de Danilo Medina como candidato por el Comité Central, de manera unánime, salvó al PLD de un problema legal, pues la facultad que otorgan los estatutos es de presentar precandidatos. Incluso, hay que recordar que el partido morado se bastaba a sí mismo para resolver sus dificultades internas, hasta que en el pasado reciente uno que otro compañero, afectados por decisiones, elevó instancias ante el Tribunal Superior Electoral. De esa posibilidad se cuidaron en esta ocasión. La ampliación de la Comisión Nacional Electoral va en esa dirección. La inclusión de Alejandrina Germán, lo mismo que de Carlos Pared, aprovecha a ese órgano y lo hace más equilibrado. Cuatro miembros corresponderían a una de las tendencias y cuatro –también– al grupo contrario. Lidio Cadet, como coordinador, sería el ente de moderación y de imparcialidad. Algo que se estaría perdiendo en el PLD, y se querría recuperar,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada