viernes, 6 de mayo de 2016

El necesario relevo político,,,FUERA DE CÁMARA

Regreso de Hatuey al PRD
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com
Lo he dicho otras veces: la generación política actual --Leonel, Danilo, Hipólito, Miguel, Quique-- es reminiscencia del liderazgo que emergió después de la dictadura trujillista, empezando por Balaguer y Bosch y siguiendo con Peña Gómez, Guzmán, Majluta, Salvador, Jacinto...
Todos han sido parte de lo mismo, la secuencia de un aparente relevo que nunca ha sido tal porque las estructuras políticas que los sustentan no han variado, conservan hasta las siglas que no sólo los viejos procedimientos y las taras propias de sociedades incapaces de mostrar avances institucionales.
En el último medio siglo las formaciones partidarias no han cambiado nada, y en el actual proceso electoral se ha exhibido la regresión a un mando piramidal aberrante que impuso candidatos a cargos menores por colindancias parentales: hijos, nietos, novias, esposas, amantes... En medio siglo de democracia no se había visto cosa parecida.
Lo curioso es que no se trató de una sola formación la que incurrió en semejante desatino; fueron todos los partidos, todas las alianzas, todos los bloques; desde los tradicionales hasta los llamados alternativos, desde el PLD hasta Alianza-País y ni qué decir del PRM que llegó a cambiar candidaturas “por platos de lentejas”...
... Todo eso gracias a que no existe un estatuto legal para regular no sólo las candidaturas sino también la probidad de quienes aspiren a ellas; los grupos mayoritarios --sin una sola excepción--, han rehusado aprobar la ley de Partidos. Porque es mejor andar como chivo sin ley.
... La recomposición
Después de estas elecciones debe producirse una recomposición política que mande de vacaciones a los más viejos, empezando por Leonel y Danilo una vez que éste último termine el próximo período en 2020.
Leonel debe darle paso a su esposa Margarita --¿no son suficientes 12 años como Presidente?--, para que compita por la candidatura de su partido con Reinaldo y Francisco Javier y que uno de ellos tres encabece la boleta oficialista. Cualquiera de ellos tendría posibilidad de ganar.
En el bando opositor todo parece indicar que Ruddy González tiene razón al vaticinar que en estas elecciones Abinader tendrá su “debut y despedida” como candidato presidencial, pero ahí está un joven de gran potencialidad electoral, David Collado, y en lo que pudiera quedar del Reformista no hay otro como Ito Bisonó.
Vistas así las cosas, el relevo generacional en los principales partidos del sistema parece estar asegurado, pero en la práctica eso no resultará exactamente así... ¡Porque aquí nadie se retira de nada!
¡Sólo la muerte...!
Balaguer fue candidato presidencial hasta los 94 años: ciego, con minusvalía motora, narigoneado por un entorno voraz; Bosch fue candidato en 1994 con evidentes trastornos neurológicos; Peña Gómez se presentó como candidato a síndico en 1998 con cáncer terminal, con un pie en el sepulcro, y murió seis días antes de las elecciones...
... Jacobo murió aspirando a ser candidato en 1994; a Jacinto lo retiró también una enfermedad letal pero hasta el último momento estuvo activo y su último empeño fue apoyar a Leonel en 2004; Guzmán murió trágicamente siendo Presidente de la República y a Salvador lo sacó Balaguer de la política enviándolo a la cárcel...
O sea, no ha existido en la política dominicana un solo líder que se haya retirado a tiempo para asesorar a los más jóvenes mientras ven a los nietos crecer...
¡Eso... nunca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada