viernes, 23 de diciembre de 2011

Oscura trama en torno a piloto boricua asesinado en Dominicana Miércoles 21 de Diciembre de 2011 08:31 El Nuevo Dia

Aguadilla - Para su familia era un siervo de Dios, un hombre de reputación intachable, amante de la aviación y que llevaba esperanza a los niños huérfanos en la vecina República Dominicana en misiones humanitarias.

Pero para las autoridades dominicanas, Santos Seda Rodríguez, de 48 años, era un narcotraficante que utilizó su flota de aviones y conocimientos como capitán aéreo para transportar cargamentos de cocaína de Dominicana a Puerto Rico.

Esos contrastes quedaron expuestos con absoluto dramatismo este fin de semana, cuando el domingo la Dirección Nacional del Control de Drogas (DNCD) de la República Dominicana ocupó seis bultos con 58 kilos de cocaína dentro de un avión propiedad de Seda Rodríguez estacionado en la rampa del aeropuerto internacional Las Américas en la capital quisqueyana.

El sábado en la tarde, Seda Rodríguez llamó a sus familiares en Puerto Rico, les dijo que había tenido “un problema” en Santo Domingo, pero que confiaran en que su nombre iba a salir limpio, indicó el portavoz de sus parientes, Isaac Velázquez.

La familia no supo más de él y el lunes a las 7:00 de la mañana su cadáver apareció boca abajo y tirado en un pastizal a orillas de la carretera en el kilómetro 15, antes de llegar a la ciudad de Higüey, al este de Santo Domingo, con señales de haber sido torturado y baleado.

Lo tenían bajo vigilancia

“Todo indica que esa aeronave (propiedad de Seda Rodríguez) era utilizada para transportar droga entre República Dominicana y Puerto Rico”, declaró a El Nuevo Día Roberto Lebrón, portavoz de la DNCD.

El funcionario indicó que inteligencia de las autoridades les había advertido que el avión en el que Seda Rodríguez llegó a Santo Domingo el sábado en la tarde iba a ser utilizado para transportar cocaína hacia Puerto Rico.

El domingo en la madrugada, según Lebrón, las autoridades detectaron a varias personas introduciendo varios alijos en la nave. Procedieron a ocupar la nave y encontraron los seis alijos con los 58 kilos de cocaína, un cargamento valorado en cerca de $1 millón.

Tres personas fueron arrestadas, entre estas dos agentes de la DNCD, y se empezó a buscar a Seda Rodríguez.

Lebrón indicó que Seda Rodríguez viajaba con frecuencia a República Dominicana, incluyendo cuatro veces solo este mes. En ninguna de las ocasiones duró más de una hora en el país.

Viajero frecuente

La familia del piloto estaba ayer atónita en Aguadilla y negaron todo vínculo del hombre con el narcotráfico.

Velázquez, quien se describió como amigo de la familia por diez años, aclaró que el negocio de Seda Rodríguez, quien era propietario de siete aviones que operaban bajo el nombre Jeshua Air Services, era precisamente llevar hombres de negocios y otros clientes a República Dominicana en vuelos fletados y por eso la frecuencia de las travesías al vecino país y lo corto de las estadías.

“República Dominicana era su ruta de viaje. Él llevaba a personas ejecutivas que lo contrataban para que realizara el traslado ida y vuelta. También hacía viajes misioneros con grupos. Tenía una clientela ejecutiva bien alta y siempre viajó con mucha frecuencia”, destacó Velázquez.

El fiscal a cargo del levantamiento del cadáver, Lucas Evangelista Pérez, dijo que el cuerpo no tenía identificaciones, salvo una tarjeta de Jeshua Air Services, la cual usaron para llamar a la empresa, confirmar su identidad y ponerse en contacto con la familia.

El comandante Máximo Báez Aybar, portavoz de la Policía Nacional, difundió a través de Twitter que el cadáver, del que en principio se pensaba que solo mostraba señales de golpes, también mostraba el impacto de un disparo en la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada