sábado, 6 de julio de 2013

El pan nuestro de cada día

çPor LEONARDO CABRERA


Muy  a  pesar  de  los  esfuerzos  y  de  todo  cuanto  se  diga  que  se  hace  en  favor  de  los más  desposeídos,  la  realidad  es que  en  nuestro  país,  así  como  en  otros lugares  del mundo,   hay  una  gran  franja  de  seres  humanos  para  la  que  resulta   ser  prácticamente  una  misión  imposible  el  simple hecho  de  llevar  a   la  mesa  familiar  el  pan  nuestro  de  cada  día.
Es  verdaderamente  una  angustiante  lucha  campal,  una  guerra  sin  cuartel,  la  que estos  marginados  seres  humanos  deben  librar  diariamente,  y  en  la   que  casi  siempre  son   muy  pocos,  o  ninguno,  los  aliados  o  quienes  manifiesten   algún  tipo  de  solidaridad ante  la miseria  que padecen. Sus  vidas  se  reduce y  circunscribe,   ciertamente,   a un   eterno  querer  salir de  abajo,  en  el que  ven  desfallecer  sus  fuerzas,  y  sienten  que  les  abandona  el  aliento,  y  sobreviven  gracias  a  las  esperanzas, que  cifran  en  medio  de  su  frustración,  al  pensar que,  tal  vez,   mañana  habrá  un  mejor amanecer,  y  entonces,  quizás,  podrán   meter  sus  pies  debajo   de  la  mesa  y  tener frente  a ellos  el  ansiado  pan  nuestro  de  cada  día.  
Pero,  su bella y  quimérica   ilusión,  se  desvanecen,  tan  pronto  ven  asomar  el  sol,  porque  su  hoy es  una  copia  fiel  de  su  ayer, en  que  tendrán  que  dar  los  mismos  tumbos  y  zarpasos,  en  busca  de  mitigar  su  espantosa   desnudez,  y  otras  tantas  carencias,  que  convierten  su  existencia  en  un  insoportable  laberinto  sin  salida  que  le  imposibilita  nueva  vez,   su  añorado  y  más que  esperado  encuentro  con  el   pan  nuestro  de  cada  día. 
Ese  pan  nuestro  de  cada  día,  con  el que  andan  en  sus  bolsillos  y  han  convertido  en  majestuosas  residencias,  villas  y  casas  de  campo, así  como  en   los  más  lujosos  y  modernos  vehículos,  una  gran  cantidad  de  nuestros  exponentes  políticos  y  uno  que  otros  seudos  empresarios,  que  junto  a  otras  figuras,   amparadas  en  la  connivencia  y  la   impunidad, han  desfalcado  el  erario  público, y  le han  robado  el  pan  nuestro  de  cada día,  a  miles  y  miles  de  dominicanos   y   dominicanas,  se  acuestan  cada  noche  boca  abajo, porque,  según  dicen,   así,  el   hambre  se  siente  menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada