jueves, 17 de marzo de 2011

Colección sacapuntas: el orgullo de Mencía

17 Marzo 2011, 12:02 PM
Es posiblemente una de las colecciones más grande de la región; fue declarada Patrimonio Municipal por autoridades locales y Turismo
por: José Rafael Sosa (www.joserafaelsosa.com)

SAN CRISTOBAL. Avenida Constitución número 8, frente al parque central, es una dirección fàcilmente ubicable.

En esta casa de arquitectura neorrepublicana, se abre al público uno de los museos privados más curiosos e interesantes de República Dominicana, montado en base al amor de una maestra por los materiales de la docencia.

La profesora Mencía Catalina Renville fue maestra de generaciones durante 45 años de su vida en las aulas, de los 95 que hoy tiene viviendo tranquila y entregada a su pasión: la colección de sacapuntas, declarada Patrimonio Municipal por la Gobernación, el Ministerio de Turismo y el Ayuntamiento.

Inició su colección de sacapuntas el 25 de marzo de 1959, cuando recibió de regalo una pieza, a la que bautizó con el nombre de Brújula Amarilla Grande.

Desde ese momento, hasta ahora, 53 años, las piezas que conserva amorosamente en vitrinas con marcos de caoba, ha sobrepasado las tres mil piezas, una de las mayores del mundo.

Buscando en internet “colecciones de sacapuntas”, se encuentra una en España que dice ser una de las más completas con 345 piezas. Casi todas las que aparecen en internet se proyectan como vendedoras, compradoras o intecambiantes de sacapuntas entre coleccionistas. La de doña Mencía se ha formado casi toda en base a regalos. Es una coleccionista pura e innata de este accesorio escolar.

Maravillas en miniatura

En su colección hay una gama amplia de representaciones de objetos, vehículos, personajes, monumentos, instrumentos. Toda la gama imaginable de la vida, está representada en los sacapuntas de la profesora Renville.

Los sacapuntas, que son únicos, están ubicados en siete vitrinas en caoba y vidrio, emplazados en una especie de sala solariega de su casa.

Ella lleva un registro en dos libros especialmente preparados que tienen renglones: Descripción de la Pieza, Colores, Donante Fecha y Procedencia Geográfica. Muchas de sus amistades, y especialmente quienes han sido sus estudiantes o personas que han conocido la colección, se esmeran en traerle sacapuntas en sus viajes.

Sacapuntas

¿Por qué coleccionar sacapuntas?

Ella explica que el motivo fue simple: veía a los estudiantes utilizarlos para afinar las puntas de los lápices de carbón que usaban, debido a que en esa época, lo recomendado para escribir en aula era el lápiz. “El motivo del sacapuntas, es el lápiz”, dice.

Los materiales en que están hechos los sacapuntas incluyen plástico, hierro, calamina, acero-níquel, cobre y otros.

“Colecciono sacapuntas como un homenaje a la educación, a los muchachos y muchachas que eduqué desde casi todos los centros estudiantiles de San Cristóbal. Es una vocación para que sus piezas sean disfrutadas por la gente” nos confiesa.

Para ver la colección no se requiere de pago alguno.

Ella, complacidamente, se presta a ofrecer explicaciones, como la mejor guía.

Doña Mencía hace recorrer al visitante por el mundo de los sacapuntas y muestra con humildad la casi infinita variedad de piezas.

La colección de sacapuntas es uno de los atractivos más importantes de San Cristóbal.

Un apunte

La profesora Mencía Catalina Renville, nacida en San Cristóbal el 21 de diciembre de 1916, se ve aquí rodeada con su colección de sacapuntas que inició con uno al que llamó “Brújula Amarilla Grande”, que le fue obsequiado por un estudiante. Durante sus 45 años de docencia fue recibiendo sacapuntas que le regalaban amistades. Hoy, en los dos cuadernos en donde los registra, tiene 3 mil piezas, probablemente una de las mayores del mundo. No los compra ni los vende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada